entrada al CB.png

Camino en el Bosque es un blog de divulgación en el que encontraréis diferentes artículos relacionados con la filosofía, la ciencia, la literatura, la historia y otros ámbitos del saber. ¡Bienvenidos!

Camina con nosotros. Cultivemos entre todos el bosque del conocimiento. Tus trabajos académicos pueden convertirse en publicaciones útiles para otros. ¿Quieres divulgar? Envía tus artículos académicos, reseñas o trabajos a caminoenelbosque@gmail.com

SÍGUENOS fb_icon_325x325.png

Árbol por Carlos Hernández Iniesta.png

¿“Camino en el Bosque”?

Caminante, son tus huellas

el camino y nada más;

Caminante, no hay camino,

se hace camino al andar. 

[Antonio Machado. Proverbios y cantares XXIX]

Estas líneas de Machado bien pueden ser entendidas, en sentido metafórico, como un excelente consejo para aquellos a los que les desespera el porvenir: no hay un destino fijado, lo escogemos con cada decisión. Pero quisiera detenerme un momento en el sentido literal que también encierran estos versos.

Los caminos de tierra entre la vegetación existieron mucho antes de que los homínidos, voluntariamente, comenzáramos a modificar nuestro entorno: literalmente, los caminos se forman como resultado del caminar periódico por un trayecto concreto.

Así, en migraciones, paseos de recolección o salidas de caza, nuestros prehistóricos antepasados caminaron por ciertos lugares de manera continuada, provocando con el tiempo que la vegetación creciera con menos fuerza, o dejara de hacerlo, en esos trayectos concretos. Los caminos, ciertamente, se hacen andando; y lo mismo le ocurre al avance del conocimiento: no habría ciencia ni filosofía si no hubiéramos comenzado a caminar persiguiendo algún objetivo.

Tal vez nunca lleguemos a saber cuándo un ser humano reflexionó por primera vez, cuál fue la primera pregunta filosófica que nos hicimos. Podemos aventurar que fue mucho antes de que los seres humanos pintaran o construyeran, pues cuesta trabajo imaginar la aparición de estas prácticas sin la participación de pensadores prehistóricos. Pero independientemente de cuándo comenzáramos, no cabe duda de que los seres humanos llevamos milenios intentando comprender el mundo que nos rodea y podemos ver cada vez más lejos gracias a que, parafraseando a Isaac Newton, nos subimos “a hombros de gigantes”.

El camino del conocimiento no es un ordenado camino de rosas, sino un tortuoso camino en el bosque: no debemos olvidar lo fácil que es perderse, pues nuestra única guía son las frágiles huellas de nuestros antepasados en un bosque cambiante. Pero el instinto y la razón nos acompañan en este extraño viaje, seguiremos caminando.

Todo pasa y todo queda;

pero lo nuestro es pasar,

pasar haciendo caminos,

caminos sobre la mar.

[Antonio MachadoProverbios y cantares XLIV]

cropped-def_logo6_7

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s